El sol es un gran aliado de la felicidad: su calor, su luz y su energía tienen efectos positivos y regeneradores sobre nuestro estado psicofísico. Pero no debemos olvidar que es fundamental protegerse de sus rayos para evitar posibles efectos negativos. Si durante un crucero estás ansioso por tumbarte al lado de la piscina, pasear por la cubierta del barco o salir de día de excursión por la ciudad o por el mar, tu piel estará segura si sigues nuestros consejos.

"Al atardecer, regresando de una excursión o después de pasar todo el día al sol o divirtiéndote con las actividades de a bordo, la piel necesita que la nutras generosamente. "

Piel bronceada, sin riesgos

El bronceado sienta bien y es beneficioso para tu bienestar físico y anímico. Siempre y cuando la exposición al sol sea gradual, prudente y controlada. ¿Regla número uno? No te expongas al sol en las horas punta, de las 12 a las 14. Es mejor que dediques ese tiempo a cualquier otra actividad, el barco te ofrece tantas que no te resultará difícil encontrar una alternativa para esas horas centrales. Si estás fuera en una excursión, no te olvides un sombrero, de diva para ella, una gorra para él. Durante el resto del día, ponte al sol todo lo que quieras con la protección adecuada. Las cremas solares ideales ofrecen triple protección: de los perjudiciales rayos UVA, de los radicales libres inducidos por los infrarrojos y de los daños al ADN; en pocas palabras, defienden la piel de los efectos inmediatos y son eficaces a largo plazo. ¿Un consejo más? Escoge una crema o una leche corporal fluida, estudiada aposta para poderla distribuir de manera homogénea por la piel y que garantiza resistencia al agua y al sudor. Y acuérdate de aplicarla cada tres horas y después de cada baño. De esta manera, obtendrás el efecto dorado que tanto deseas sin poner en peligrotu piel.

Como escoger la crema protectora adecuada

Para saber cuál es la protección más adecuada a tus características es importante tomar como punto de referencia el fototipo, el conjunto de las características físicas individuales (color del pelo y de los ojos, facilidad para broncearse, etnia) relacionadas con la cantidad de melanina de la piel. Cuanto más bajo sea el fototipo, más alta deberá ser la protección, y viceversa. Otro criterio para escoger la crema solar más adecuada para nuestra piel es conocer la manera en que esta reacciona al sol: si se tiene tendencia a quemarse con facilidad es preferible escoger una protección alta o muy alta. De no ser así, puede optarse por una protección media o baja. Pero no por ello deberías infravalorar la importancia de la protección, que además de limitar las quemaduras, protege completamente de los efectos negativos de los rayos solares asegurándote un bronceado bonito y sano.

Agua termal: la mejor aliada contra las altas temperaturas

Para refrescar la piel en cualquier momento del día lleva siempre contigo agua termal para rociarte sobre el cuerpo y la cara: una fresca lluvia nebulizada te ayudará a combatir el calor. El agua termal es una verdadera carga de energía e hidratación, con muchos ingredientes activos y sustancias nutritivas, así como con un fuerte poder calmante capaz de aliviar tu piel en cualquier momento.

Mimos extra por la noche

Al atardecer, regresando de una excursión o después de pasar todo el día al sol o divirtiéndote con las actividades de a bordo, la piel necesita que la nutras generosamente. Date una ducha con agua templada, aclárate en profundidad y seca la piel dando suaves toques con una toalla. Para terminar, hidrata la piel húmeda para calmar y restaurar la capa hidrolipídica que cubre la epidermis. Las cremas y lociones para después del sol proporcionan alivio rápido a la piel y le restituyen la nutrición necesaria. Además, el cuidado de la fase de después del sol, es fundamental para prolongar el bronceado.

“Rutina de belleza” en formato viaje

Para viajar sin peso elige los productos en formato reducido, muy populares en los comercios. De este modo podrás llevar contigo todo lo necesario para tu “rutina de belleza” durante las vacaciones sin añadir peso extra a la maleta. Además, los productos en formato viaje son muy útiles para quien se mueve en avión porque se pueden llevar tranquilamente en el equipaje de mano.

En los barcos Costa

A bordo de los barcos Costa se puede encontrar un amplio abanico de productos para el cuidado y la belleza de la piel, con tratamientos de fórmulas exclusivas. Para un momento de relax total, antes de la exposición al sol, no te pierdas el masaje exfoliante con sales a base de lima y jengibre, que ayuda a dejar la piel hidratada y resplandeciente. También hay que probar el tratamiento antienvejecimiento para el rostro, personalizable en función de las necesidades de cada uno: descongestiona los ojos para reducir la hinchazón y las ojeras, esto hace menos visibles las arrugas. Para un cuidado relajante y beneficioso.