El deporte en agua no es sólo natación. En los últimos años han aparecido nuevas disciplinas para practicar sumergidos en este maravilloso elemento: los hay para todos los gustos, del woga (el yoga acuático) al biribol (una especie de voleibol), pasando por el hydro-kickboxing. El agua es en efecto un ambiente especialmente apropiado para hacer deporte, porque reduce la presión en la articulación y al mismo tiempo hace que los movimientos sean más agotadores, promoviendo el consumo de calorías y el adelgazamiento. Estas actividades son por tanto adecuadas para quien quiere mantenerse en forma divirtiéndose, pero también para las personas que desean perder peso y para las mujeres embarazadas

"Correr en agua es la nueva frontera del running, se consumen muchas calorías sin poner a dura prueba las articulaciones."

Woga

Si el yoga ya es de por sí una disciplina completa y beneficiosa para el cuerpo y la mente, el woga (water-yoga) lo es todavía más. A nivel psicológico, sirve para ponerse en contacto con el propio elemento primordial. En efecto, sumergirse en el agua reproduce de forma inconsciente las sensaciones de bienestar que se han probado durante los nueve meses pasados en el líquido amniótico del regazo materno. Además, gracias a la resistencia que ejerce el agua, con el woga se consiguen mantener también, durante más tiempo, las posiciones de yoga (asana) complicadas; de esta forma se purifican con mayor eficacia los canales energéticos del cuerpo y se ayuda a despertar puntos específicos del organismo, aumentando el nivel de bienestar psicofísico. Una recomendación: para obtener un efecto beneficioso e intenso mayor, hacer woga sumergidos en piscinas de aguas termales naturales.

Biribol

Es posible jugar a voleibol también dentro del agua. Lo saben bien sobre todo en Brasil, donde el biribol, la nueva disciplina de voleibol acuático, está muy de moda. Los jugadores (4 contra 4), sumergidos hasta la cintura en el mar o en la piscina, se intercambian balones y realizan remates sobre los adversarios a buen ritmo. Se juegan 3 sets de 12 puntos y el campo oficial mide 4 metros por 8, por 1,30 metros de profundidad, con una red de voleibol a ras de agua, pero en partidos amistosos es posible inventar equipos y medidas según el número de participantes y según el espacio a disposición. Este deporte tonifica y refuerza los músculos de las extremidades superiores e inferiores, sin pesar demasiado en las articulaciones.

Hydro-kickboxing

Un deporte cardio que además ayuda a eliminar el estrés cotidiano. El hydro-kickboxing consiste en lecciones intensas en las que se combate contra un adversario imaginario directamente sumergidos en agua, con puñetazos y patadas, desafiando la resistencia del líquido. La práctica se vuelve todavía más agotadora cuando se utilizan también guantes y tablas. A pesar de que las lecciones se siguen normalmente en piscina, nada prohíbe entrenarse también en la playa, disfrutando de la belleza del panorama y del placer del aire libre.

Hydro-power

Es decir, una gimnasia aeróbica acuática hecha de ejercicios difíciles como saltos, squat y movimientos coordinados, con muy pocas pausas para recuperar el aliento. Es por ello que se considera una actividad beneficiosa tanto para el sistema cardiovascular como para tonificar todo el cuerpo, que se refuerza gracias a la presión del agua, que hace que los ejercicios sean más agotadores. ¿El resultado? Vientre plano, piernas y brazos firmes.

Deep running

Correr en agua es la nueva frontera del running, se consumen muchas calorías sin poner a dura prueba las articulaciones. Esta disciplina es adecuada, además de para los entrenamientos cardio, también para tonificar los abdominales y los músculos de piernas y brazos. Para que sea eficaz, el deep running tiene que practicarse en un punto en el que no se toca, utilizando salvavidas especiales para mantenerse a flote.

Credits: Olycom