La música con auriculares es un ingrediente fundamental para hacer más agradable el entrenamiento, ya se trate de correr, de ejercicios en el gimnasio o incluso solo de una caminata rápida. Gestionarla mal es arriesgarse a conseguir el efecto opuesto: para crear una lista de reproducción que dé el ritmo adecuado a la sesión deportiva sin revolucionaros demasiado hacen falta algunos consejos. Aquí va la nuestra, con los consejos para ayudarte a componer la selección musical perfecta.

"Gracias a la música, los latidos del corazón crecen junto al ritmo del entrenamiento, ¡es el momento de ir a por todas!"

Adventure of a Lifetime – Coldplay

Un pop suave e ideal para calentar sin exagerar, como este tema mid-tempo de métrica regular y latidos por minuto (lpm) contenidos.

Runnin’ (Lose It All) – NaughtyBoy ft. Beyoncé y Arrow Benjamin

Para entrar en la parte más intensa del entrenamiento subimos el ritmo progresivamente, disfrutando del crescendo. No hay nada mejor que la estrofa “runnin’ runnin’ runnin” para encender la pasión por la actividad física.

Bang Bang – Jessie J, Ariana Grande, Nicki Minaj

Un tema de ambiente muy cálido para aumentar con regularidad el paso, al tiempo del ritmo cardiaco. Se puede empezar a alargar y subir la intensidad, concentrándose en la prestación.

I Gotta Feeling – Black Eyed Peas

Tras una decena de minutos, cuando empezamos en serio, la canción de los Black Eyed Peas sube el ritmo y despierta el entusiasmo, nos pone automáticamente de buen humor y nos mete de lleno en la carrera y en los ejercicios.

Stitches – Shawn Mendes

Si quieres cambiar otra vez, te puede funcionar muy bien un tema como este, que crece progresivamente hasta la explosión que libera las endorfinas: es el primer empujón hacia el vértice de la prestación física.

Sweet Lovin’ – Sigala

Todavía hay que subir el umbral del esfuerzo para llegar al límite. Para este objetivo es ideal el estilo del deejay inglés, que con su éxito ha subido como la espuma en las listas.

Love Someone Else – Skunk Anansie

Cuando estás al máximo del esfuerzo hace falta la justa dosis de energía: escogemos un tema rock de actualidad, como el de la banda inglesa Skunk Anansie.

Time Is Running Out – Muse

El rock-pop endiablado de los Muse conjuga tradición, modernidad y sonoridades épicas. El clímax final empuja cuerpo y mente como un organismo único, el que hace falta para un esfuerzo aeróbico prolongado.

Lean On – Major Lazer

Cuando el riesgo es disminuir la intensidad, damos un toque a la energía para los últimos esfuerzos con la actualidad de un pop enérgico, pero que también os deja espacio para los estiramientos finales.

Heroes – David Bowie

El premio, al final de la sesión de entrenamiento, es un tema de tu músico preferido que sirva para bajar el ritmo un poco más y te ayude a pasar del esfuerzo al relax progresivo. Un tema como el del Duque Blanco es un ejemplo perfecto, porque te gratifica recordándote que todos podemos ser héroes, aunque sea por un solo día.