En forma con la fitball. Ideal para la preparación física en el gimnasio, la fitball, también llamada pelota suiza o “Swiss Ball”, es un instrumento polifuncional en el fitness, de diámetro variable y muy eficaz para tonificar glúteos, abdominales, brazos y piernas. Surgida en el ámbito de la rehabilitación, se ha convertido hoy en un instrumento para todos aquellos que quieren realizar un entrenamiento completo, no demasiado intenso, con total autonomía y en cualquier lugar, en el gimnasio, en casa o al aire libre, y, ¿por qué no?, incluso durante las vacaciones en el crucero. ¿Pero de qué se trata concretamente y cómo se usa? Te explicamos 5 ejercicios que puedes practicar a bordo para estar en forma y con vistas al mar.

"Fácil de usar en cualquier ambiente (en el gimnasio, en casa, al aire libre) es también uno de los instrumentos que puedes encontrar a bordo de los barcos Costa. "

¿Qué es una fitball?

Es una pelota de PVC llena de aire y de colores, con un diámetro que puede variar de los 45 a los 75 centímetros, y que se utiliza en el ámbito deportivo para programas de potenciación muscular, sin sobrecargar la espalda. El entrenamiento con la fitball se puede comparar a una gimnasia suave ya que no es muy intenso, aunque no por ello es menos eficaz. De hecho, el uso correcto de la pelota permite fortalecer los músculos, quemar calorías y estimular corazón y pulmones. Además, al desestabilizar el baricentro corporal, consigue desarrollar el equilibrio disminuyendo la base de apoyo en situaciones estáticas y dinámicas.

5 ejercicios que puedes hacer con la fitball

Fácil de usar en cualquier ambiente (en el gimnasio, en casa, al aire libre) es también uno de los instrumentos que puedes encontrar a bordo de los barcos Costa. Así que aquí tienes 5 ejercicios que puedes practicar con vistas al mar; cada uno se realiza tres veces en series de 15 repeticiones.

1) Flexiones con las manos en el suelo

Boca abajo y tumbado sobre la pelota (con las piernas extendidas y las manos apoyadas en el suelo a la anchura de la espalda), deslízate hasta que las rodillas sean el único punto de contacto sobre la pelota. Flexiona los brazos hasta formar un ángulo de 90 grados con los codos y realiza las flexiones dejando que todo el cuerpo bascule sobre la pelota.

2) Puente en el suelo

Túmbate en el suelo, apoya los talones sobre la pelota y mantén los brazos ligeramente abiertos y extendidos sobre el suelo, con la palma de la mano hacia abajo. Entonces, empuja los brazos hacia el suelo y utiliza la fuerza de las piernas y los glúteos para levantar las caderas del suelo, manteniendo los pies sobre la pelota.

3) Sentadillas contra la pared

Coloca la pelota entre la espalda y la pared con las piernas ligeramente flexionadas y abiertas. Realiza las sentadillas doblando las piernas como si te estuvieras sentando sobre una silla. La pelota se deslizará entre la pared y tu espalda. Dobla las piernas hasta que la pelota llegue a la altura de los hombros; a continuación, vuelve a levantarte lentamente.

4) Abdominales con los pies separados

Tumbado con la espalda sobre la pelota y los pies abiertos a la anchura de los hombros. La pelota debe colocarse entre la cadera y las escápulas. Con las manos a los lados de la cabeza, sube con el busto llevando los codos hacia las rodillas (alternando primero la rodilla derecha y luego la izquierda). El movimiento será correcto si, mientras te levantas, consigues empujar sobre el suelo el pie apoyado.

5) Estiramientos a cuatro patas

Arrodillado delante de la pelota, alarga los brazos frente a ti y apoya las manos sobre la pelota a una distancia igual a la anchura de tus hombros. Empuja las caderas hacia atrás y deja caer la cabeza entre los brazos hacia el suelo. Mantén la posición en el punto en que sientas la distensión de los músculos y mantén la posición realizando respiraciones profundas.

Empieza desde ahora a entrenarte y prepara un plan de entrenamiento para mantenerte en forma durante el crucero, con vistas al mar, para tonificar el cuerpo y regenerar la mente.

Credits foto: Shutterstock