Las primeras jornadas de sol, en vistas del verano, difunden entusiasmo y una sensación de regeneración, gracias a los beneficios de los rayos solares en nuestro organismo. Al broncearse se adquiere de forma inmediata un aspecto más sano, porque el color ámbar aporta una nueva vida a la piel que durante meses ha estado tapada con gruesas prendas de vestir. De todas formas, para conseguir el bronceado perfecto sin quemarse o dañar la piel es necesario tomar algunas medidas. Hemos preguntado a la dermatóloga italiana Silvia Marchetti (que colabora con diversos Institutos italianos y es autora de publicaciones especializadas en revistas internacionales) cuáles son y cómo seguirlas.

"Antes de estirarse al sol, un buen consejo es preparar la piel con un exfoliante para eliminar las células muertas y suavizar la epidermis."

La alimentación correcta para el sol

Primero de todo, para preparar previamente el cuerpo a la exposición a los rayos solares es necesario introducir en la dieta fruta y verdura de color amarillo-naranja, como cítricos, melocotones, zanahorias y albaricoques. «Gracias a su elevado contenido en caroteno, estos alimentos pueden mejorar el bronceado», explica la dermatóloga, «además, el mercado propone distintos integradores que, además de contribuir al bronceado, protegen del deterioro oxidativo de los rayos ultravioletas».

Cuándo broncearse

Para beneficiarse al máximo de los efectos positivos del sol se recomienda broncearse en la franja horaria de las 9 a las 12 y de las 16 hasta la puesta de sol. Exponerse a los rayos solares en las horas centrales de la jornada o sin utilizar cremas solares puede ser peligroso para la piel: «Los riesgos relacionados con la fotoexposición incluyen por ejemplo lesiones neoplásticas de la epidermis, como el melanoma».

Cómo protegerse

«El secreto para broncearse sin dañar la piel», explica la dermatóloga, «es exponerse de forma gradual, aplicando siempre sobre la piel productos para una fotoprotección adecuada al propio fototipo» (es decir, adecuados a la tipología de piel que se posee, en función de cómo reacciona a los rayos ultravioletas). ¿Mejor spray, leche o crema? «El spray y el gel son adecuados para una piel más grasa, mientras la leche y la crema son adecuadas para las pieles más secas». Tal como recuerda la dermatóloga, «para que los fotoprotectores sean eficaces es necesario aplicarlos cada dos horas y siempre después de bañarse». Es necesario prestar una atención especial a las cicatrices y a las zonas sensibles «donde se tienen que aplicar productos con un factor de protección máximo».

Los remedios para la quemadura solar

La quemadura solar puede producirse también en las pieles más acostumbradas al sol y no es necesario preocuparse. En caso de quemaduras solares leves, la dermatóloga recomienda «utilizar esteroides tópicos, como las cremas a base de cortisona, para contrarrestar el efecto inflamatorio, o bien aplicar aguas termales con efecto calmante y pomadas a base de óxido de zinc para facilitar la reparación de la piel». Este último ingrediente es de hecho muy potente para cuidar las irritaciones cutáneas, incluidas las provocadas por el sol.

Algunos trucos para conseguir el bronceado perfecto

Antes de estirarse al sol, un buen consejo es preparar la piel con un exfoliante para eliminar las células muertas y suavizar la epidermis. Sólo sucesivamente, y por lo menos media hora antes de exponerse a los rayos, se tiene que aplicar la crema o la leche solar. También es importante la posición en la que nos exponemos al sol: si los rayos llegan perpendiculares sobre la Tierra, es más eficaz permanecer estirados; cuando en cambio el sol empieza a esconderse por el horizonte, nos bronceamos mejor si estamos de pie, o por lo menos en diagonal respecto a los rayos (por ejemplo sobre una tumbona). Es necesario recordar que moverse mientras se toma el sol es un buen truco para asegurarse un bronceado homogéneo por todo el cuerpo. Por último, es necesario mantener siempre la piel hidratada y mojarla con agua dulce después del baño en el mar, porque si la piel está seca, el bronceado no durará mucho.

Credits: Olycom