Lo llaman Earthing o Grounding y consiste en caminar con los pies descalzos. Si las estrellas de Hollywood lo practican ya desde hace décadas (parece ser que este excelente tratamiento de belleza ha conquistado entre otras a Julia Roberts y Nicole Kidman), actualmente la costumbre se está extendiendo también entre la gente común. El Earthing en efecto tiene múltiples efectos positivos para nuestro cuerpo y favorece una sensación de bienestar general. Descubramos cuáles.

"El Earthing es la práctica más sencilla para conectarse de nuevo con la naturaleza de forma espontánea, recuperando una sensación de serenidad e interrumpiendo la rutina cotidiana."

Mejora el humor

Como explica un estudio de la University of California (Estados Unidos), caminar sobre el césped o en la playa nos hace sentir de forma automática más felices y relajados. No hay nada más normal. El Earthing es la práctica más sencilla para conectarse de nuevo con la naturaleza de forma espontánea, recuperando una sensación de serenidad e interrumpiendo la rutina cotidiana.

Estimula la circulación

Otro estudio del mismo centro americano ha comprobado que caminar con los pies descalzos, estimulando la circulación, reduce el riesgo de infartos y enfermedades cardiovasculares. Además ayuda a contrarrestar los molestos hinchazones de las extremidades inferiores.

Combate los inestetismos

¿Conoce los callos, las durezas y los juanetes? Estos inestetismos son debidos también al hecho que llevamos constantemente zapatos que obligan a nuestros pies a adoptar posiciones que no son siempre naturales (quienes llevan tacones saben de qué estamos hablando). Apoyar la planta en el suelo dejando libres los pies ayuda a prevenir estas imperfecciones.

Piel más sana y joven

Caminar con los pies descalzos significa entrar en contacto directo con la tierra. Esto permite la puesta en marcha de un proceso clave para la salud de nuestro cuerpo: los electrones depositados en el suelo neutralizan los radicales libres presentes en la piel, ayudando a prevenir el envejecimiento de los tejidos sanos.

Alivio muscular

Después de largas jornadas pasadas con los pies dentro de los zapatos, los beneficios del Earthing se perciben de forma inmediata incluso a nivel muscular. Apoyar la planta del pie en el suelo permite utilizar, en efecto, músculos que normalmente se utilizan poco. Estamos hablando de los músculos de la bóveda plantar, de las tibias y de los estabilizadores del tobillo.