Después de las fiestas, nos encontramos siempre con algunos kilos de más, hinchazón, retención de agua y piel apagada. Volver en perfecta forma es posible y no son necesarios milagros o enormes sacrificios. Antes de nada es importante recuperar la dieta y la actividad física, introduciendo buenas costumbres diarias en el propio estilo de vida, como una caminada de media hora al día y menús sanos y equilibrados. Sería también correcto dedicar por lo menos toda una jornada detox, con eficaces estrategias beauty desintoxicantes y adelgazantes. Se trata de una experiencia a repetir por lo menos una vez a la semana, cuando nos sentimos pesados y fuera de forma.

"Para favorecer el detox, se recomienda entrenarse por la mañana al despertarse y antes de desayunar. Es suficiente una caminata rápida de aproximadamente 40 minutos o, para las que están más en forma, salir a correr. "

Al despertarse

La jornada detox perfecta empieza con un vaso de agua tibia y limón, para luchar contra el ácido que a menudo aparece cuando se ha exagerado con alimentos grasos y bebidas alcohólicas o azucaradas. Una alternativa al agua y al limón es la decocción de jengibre, que tiene propiedades desintoxicantes y es termogénico, es decir, crea calor en el interior del organismo. Esto permite eliminar grasas, calor y las toxinas acumuladas. Luego será el momento justo para dedicarse a un poco de ejercicio físico. En efecto, para favorecer el detox, se recomienda entrenarse por la mañana al despertarse y antes de desayunar. Es suficiente una caminata rápida de aproximadamente 40 minutos o, para las que están más en forma, salir a correr.

Baño de belleza y desayuno detox

Después del entrenamiento se recomienda una ducha que relaje y al mismo tiempo permita recuperar las energías. La ducha detox aprovecha los principios del doctor Kneipp: para mejorar la circulación, se alternan chorros fríos y calientes, iniciando por la planta del pie y subiendo hasta la ingle. Además, se recomienda frotar el cuerpo con una banda exfoliante, ayudándose con una mezcla de bicarbonato y agua. Si se prefiere el baño, se recomienda deshacer sal gruesa que deshincha en el agua y aceites esenciales relajantes de lavanda y melisa. Tras la limpieza, se aplica sobre la piel aceite de coco puro, efectuando un masaje total body. A esta pausa de belleza matutina, sigue un desayuno detox a base de té verde, fruta fresca y yogur blanco con un contenido elevado de fermentos lácticos vivos.

Almuerzo y cena light

Si el programa para recuperar la forma se limita a una única jornada, se recomienda consumir un almuerzo y una cena light. Lo ideal son los caldos vegetales preparados en casa y los purés de verdura remineralizantes y drenantes. Lo mejor es utilizar verduras de temporada, prefiriendo las que tienen un poder diurético más marcado como puerros, cebollas, calabaza y calabacines. A la sopa se pueden eventualmente añadir cereales integrales, con un contenido elevado de fibras depurativas. Por último, es conveniente evitar salar los alimentos, sustituyendo la sal con hierbas aromáticas y especias. ¿Las más adecuadas para el detox? Romero, mejorana, jengibre y cúrcuma.

Credits: MONDADORI PORTFOLIO/OLYCOM