Eidfjord



La característica más fascinante es sin duda la posibilidad de tocar el agua del mar teniendo montañas nevadas a las espaldas. Alrededor de la ciudad, podemos admirar los característicos fiordos.